Rinde 108 tazas de café... ¡¡Chúpate esa Kirma!!

viernes, 21 de setiembre de 2007

Cronicas desde el Pantano 2: La Fuga del Chacal


El dia jueves 13 regresé nuevamente de la mina. Creo que ya conté suficiente sobre la divertida que es la estancia en ésta (leer Crónicas desde el Pantano).

Pero esta vez, salir fue un poco más complicado de lo habitual...

Resulta que durante mi estadía, al Sindicato no se le ocurrió mejor idea que hacer huelga. Si bien en ese momento se creyo preocupante, durante lo que quedó de la semana, la huelga ni se sintió, ya que fue en otra área de la mina.

Pero resulta que un dia antes de mi salida es la llegada del nuevo turno de trabajadores. Obviamente, si llegan trabajadores, la huelga se va al cacho. Pensando en esto, los huelguistas decidieron unirse a la Comunidad de Oyón y cerrar el paso a los vehiculos de la empresa, tanto a los que ingresan como a los que salen.

Esa noche nos pusimos de acuerdo para salir temprano en camioneta, por otra ruta que nos lleva hasta Churín. Sin embargo la Gerencia prohibió la salidad de camionetas porque al parecer la cosa estaba caliente, con aventada de piedras y todo.

Salimos por la tarde en una Coaster de la empresa, el plan original era llegar hasta una mina de carbon de otra empresa y meternos en el camion de carga que va cerrado, cual inmigrantes chinos, y pasar asi hasta Oyón.

A la salida nos enteramos que en la mañana intentaron lo mismo y los descubrieron. La unica posibilidad era que nos dejaran a medio camino y caminar hasta Oyón. Para entonces el soroche ya se me habia pasada mas de 1 semana antes y de 4600 a 3800 algo de aire debi de haber.
Yo ilusionado en caminar por la pista asentada con mi maleta de rueditas... La realidad fue diferente...

Resulta que al parecer, tampoco era seguro que nos dejaran pasar caminando, por lo que teniamos que tomar un desvío, dar la vuelta en Albuquerque. Y vaya que si era un desvío...

La Coaster paro unos 15-20 minutos antes del puente a Oyón, nos salimos hacia un lado de la carretera, bajando por una quebrada para cruzar el rio, bordear un cerro, cruzar otra quebrada y llegar al puente. No suena nada del otro mundo, salvo porque tuve que hacerlo con la maleta cuyas rueditas no me servían para nada y porque a 3,800 msnm hacer esa travesía cargando una maleta no es cosa facil.

Aqui pueden ver un bosquejo de la ruta de la fuga:


En este bosquejo se puede ver lo empinada de la quebrada, donde habia que hacer subidas y bajadas, segun donde se pudiera pisar.


Al final, casi sin aire y con la ayuda de un pata mas aclimatado que me ayudó con la maleta una buena parte del tramo, logramos cruzar, para encontrar un grupo de 8 mamachas sentadas en el puente, nadie más.

No si esas mamachas son bravas!!!-dijeron unos
Mañana empiezo a tramitar una licencia para portar armas -comenté para mis adentros

Y asi acabo esa segunda estadía en la Mina. Seguro habrán mas aventuras que contar, dado que escribo desde la mina, a la que subi nuevamente el dia de ayer... (sin la maleta de rueditas)

HEEEEEEEELP!!!!!

1 comentario:

Cristania dijo...

La %$^*^%$^*!!!! pobre de ti!!! facil que si son las montañas de la locura, malditas huelgas, malditos sindicatos, ni que tu tuvieras la culpa de todo lo que a ellos les pasa.

Lo malo es que es muy dificil meter preso a toda una poblacion, pero como ya estuvo bueno no?